Ni con dos cadenas perpetuas paga el horrendo crimen contra ellas

No es suficiente el tiempo transcurrido para que termine la conmoción por el horrible crimen cometido por un cubano llamado Hareton Jaime Rodríguez Sariol, y que acaba de ser condenado a dos cadenas perpetuas.

Se hizo popular por su llegada en balsa a las costas de Florida, vistiendo el uniforme de la policía de Cuba. Más famoso se hizo cuando cometió el terrible asesinato doble por el que ahora acaba de recibir su acusación.

El cubano fue declarado culpable y tiene sobre su vida dos cadenas perpetuas por el secuestro y asesinato de una mujer y su nieta.

Un hecho de sangre lamentable

Los medios de prensa de Virgina, en Estados Unidos, según informaron medios locales de Virginia. El suceso ha sido ampliamente reportado por medios digitales cubanos afincados en los Estados Unidos.

Elizabeth Rodríguez Rubio, de 48 años, y su nieta, Angie Carolina Rodríguez Rubio, de 12 años, residentes de Harrisonburg, Virginia, fueron las lamentables víctimas de Rodríguez Sariol.

El acusado se declaró culpable y colaboró tanto en la reconstrucción de los hechos como en el hallazgo de ambos cuerpos. Esto lo libró de la pena de muerte.

Asesinato repudiable

Este fue el accionar del asesino, confesado por él mismo: Las llevó a la iglesia y luego las decapitó.

Más detalles obtenidos en testimonios del Nuevo Herald “Rodríguez Rubio y su nieta fueron vistas por última vez el domingo 5 de agosto en Harrisonburg, condado Rockingham. Según el expediente judicial, Rodríguez Sariol se ofreció para llevarlas a su casa en Maryland después de una visita familiar. El hombre mantenía con la mujer una relación sentimental y estaba obsesionado”.

El asesino Rodríguez Sariol secuestró y mató a las dos mujeres, enterró sus cuerpos en el Parque Nacional Shenandoah y huyó al norte. Su arresto ocurrió en el condado de Lackawanna, Pennsylvania. De ex capitán de la policía en Cuba, a asesino confeso de mujeres en Estados Unidos y reo con dos cadenas perpetuas.

Investigación y más datos

El trabajo técnico y objetivo desplegado por la fiscalía sugiere que el móvil inicial pudo ser de tipo crimen pasional. El hombre intentó matar a su pareja tras sentirse celoso por un mensaje de texto que ella recibió en su teléfono.

Angie Carolina Rodríguez Rubio, la nieta de la mujer, se interpuso entre su abuela y Rodríguez Rubio y recibió un disparo en la cabeza. Luego el hombre también le disparó a Rodríguez Rubio en el pecho.

Fríamente el hombre hizo una búsqueda en Google para localizar Lagos de Virginia y deshacerse de los cuerpos. También intentó comprar palas en un Waltmart. Al final, decapitó los cuerpos y los enterró en el Parque Nacional Shenandoah

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revistería