¿Cómo le dicen los cubanos al tacañón que no gasta ni un peso?

Tacaños y otros apodos más son puestos en Cuba a quienes se agarran duro el bolsillo

Hay dos tipos de gente “recogía de bolsillo”. Están los que se pudren en plata y no quieren gastar y están además los que no tienen ni un peso y cuando les cae alguna bendición los sujetan hasta más no poder. Cuando aguantas el money para que no se vaya, y lo hace de manera excesiva, te van a caer unos cuantos apodos de la lengua cubana. ¡Vamo’ allá!

1 Agarra’o

Porque agarra con las dos manos y los dos pies la plata que se quiere salir del bolsillo. La gente que es agarrá en extremo recibe burlas y censuras, porque, se puede ser ahorrativo, pero de ahí a ser una persona que sufre la “fuga de capital” eso es otra cosa. ¡Chico que agarrao eres por Dios!

¿Ahorrativo hasta la muerte o tacaño empedernido?
¡Yo no uso celular ni muerto!

2 Nonó Correia

La identidad cubana ha tenido bastantes aportes de las telenovelas brasileñas, eso nadie lo duda ni lo discute. En Cuba se coló un pedacito de Brasil por medio de la televisión. ¡Y llegó Nonó Correia! Era aquel personaje de la televisión que escondía sus tesoros y era tan tan tan exageradamente tacañon que incluso puso un tiempo para comer y cuando se acaba el tiempo se retiraban los platos de la mesa. Se convirtió el personaje en un apodo más. ¡Oye Nonó deja el abuso y gasta plata!

3 Camina con los codos

Esta es una teoría cubana y muy interesante de por qué al tacaño se le dice que camina con los codos: ¡Lo que pasa es que no quiere gastarla suela de los zapatos y por eso prefiere caminar con los codos! Y así se lo dicen en Cuba al que anda sujetando de más las monedas ¡Niña por favor ya casi andas con los codos!}

4 Ratón

Fácil… un ratón nada de un lado a otro, robando, comiendo y soplando y llevando de todo para la madriguera. El que es ratón, porque no quiere gastar, parece que asume la misma actitud del ratón y anda huyendo, llevándose cosas gratis, o exageradamente baratas… anda agazapado comiendo y soplando. ¡Ratonsón, eres un ratonsón!

Ratón para todo
¡Ratonerías!

5 Cicatero

¡Cuida’o con los cicateros que eso son los peores! Si, lo que pasa es que la cicatería es una mezcla de tacañería y abuso consigo mismo y con los demás, y eso el cubano no lo perdona. Una persona cicatera siempre esta haciendo cuentas, sacando trapitos sucios, llevando listas de cosas y queriendo que le rebajen hasta el más mínimo centavo. ¡La vieja esa es una cicatera de primera!

6 Llorón

Llorón por un peso que se perdió en la cartera o en el bolsillo del pantalón… llorón porque las vacaciones le salen muy caras… llorón porque tiene que lograr a toda costa que le rebajen un 20 porciento, o más. ¡Eres un llorón y así no vas a prosperar nunca mi hermano!

Llora porque gasta
¡Ay mamasita que caro está todo, se me acaba la plata!

7 Durísimo

Este es uno de los apelativos que explica muy bien la conducta del que es dado a las tacañerías. Es duro, o durísima, porque no hay quien le saque un peso de más. Si los amigos hacen una ponina, una vaca o una cooperativa, la persona Dura de gastos siempre tarta de tener las mejores ganancias, y los menores gastos posibles al punto de lograr que le griten ¡Eres demasiado Duro pa’ ser buena gente!

8 Apretador

Los apretadores en Cuba, sean tacaños o no, siempre están exagerándolo todo. Pero si se trata de escatimar en gastos, los apretadores se van a los extremos y la tacañería se pone de manifiesto. ¡Papito deja la apretadera y paga!

La plata que se esfuma
Tacañones que no gastan ni un peso

9 Avaro

No es muy popular que digamos, pero si forma parte de las palabras con las que se insulta a quien  anda en las ratonerías del dinero. El Avaro tiene más bien una especie de lujuria hacia lo que no debe gastar bajo ningún concepto. Un “leído y escribido” en Cuba lo dice, pero siempre lo acompaña con otra más fuerte… ¡Avaro tacañón, ratón, llorón y to’ lo demás!

10 Tacañón

El clásico… ¡Tacañón! Es una palabra que descarga toda su rabia contra los que andan recortándose la vida económica. No es tirar la casa por la ventana todos los días, pero tampoco hay que exagerar caballero.

Así les dicen, y más

¿Una pregunta?

¡10 Respuestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revistería